Soy Kitchen, el show de Julio Zang

En China es Yong Ping Zhang, pero aquí todos le conocen como Julio, Julio Zang. Y en Soy Kitchen (C/ Zurbano, 59. Madrid), su espectacular local/restaurante, ha conseguido hacer verdaderas maravillas sobre un plato.

Lo suyo es la innovación constante, casi al minuto, por eso los menús cambian a diario, en función de cómo de creativo se haya levantando Julio ese día.

Aparte de la barra, donde es posible “tapear” tirando de carta, a diario es posible pedir un menú ejecutivo por 35 euros. Sin embargo, lo más interesante son los dos menús degustación: Soy, el “corto”, que consta de 7 platos (4 entrantes, 2 principales y postre), y cuesta 45 euros; y Kitchen, el “largo”, formado por 8 platos y que incluye bogavante, por 65 euros.

Como decíamos, estos menús son “sorpresa”, ya que los platos van variando prácticamente todos los días.

En nuestro caso probamos el menú Soy, y nos encontramos con sabores muy potentes pero quizás algo repetitivos, al igual que las guarniciones también repetitivas: crujiente de batata con tinta de sepia, huevas de pez volador, alga nori, tirabeques, brotes… que se van sucediendo en todos los platos en mayor o menor medida.

Aun así cada plato tenía algo que lo hacía destacar y sorprender. También las presentaciones nos parecieron muy buenas, bastante trabajadas.

En cuanto a la carta de vinos, nos pareció corta, apenas una página, pero muy correcta, con buenas referencias.

El equilibrio está en la mezcla

La cocina de Soy Kitchen bebe de fuentes muy diferentes. Por supuesto China tiene la mayor presencia, pero también encontramos influencias de Latinoamérica, Japón y España.

Por eso mismo sus menús nos ofrecen un viaje alrededor del mundo con paradas en las mejores gastronomías. En el caso del menú Soy, por ejemplo:

  • Corvina maridada al wok: un plato muy rico gracias al toque ahumado del wok.
  • Nigiri de atún toro: a destacar el arroz con pera.
  • Arroz meloso con pulpo y bogavante: muy bueno, con un pulpo muy tierno y mucho sabor aportado por el bogavante (aunque este era algo escaso).
  • Oreja de cerdo a baja temperatura y marcada al wok: espectacular, con una oreja que se deshacía en la boca.
  • Curry rojo de secreto ibérico: Plato thai por excelencia, aunque echamos en falta el arroz para la salsa.
  • Postre tipo granizado con bastones de manzana verde con sopa de pepino: puede que no sea para todos los gustos, pero resulta muy refrescante.

En cuanto al local, muy agradable y decorado con mucho gusto, tiene capacidad para 50 personas y un reservado para 30. La luz, las sillas (muy bien tapizadas) y las mesas de madera crean una atmósfera muy acogedora.

Resumiento, a Soy Kitchen es obligatorio ir con la mente abierta, dispuestos a emprender un viaje internacional sin prisas, cargado de sabores potentes y distintos. Una propuesta tan rompedora y llamativa como la personalidad de Julio Zang.

 

2 comentarios sobre “Soy Kitchen, el show de Julio Zang

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: